Camión Entregamos en 24/48h
+ 34 600 41 39 05  •  hola@drinkup.es

Vino albariño de Rías Baixas. Eladio Piñeiro Rural Wines.

Sep 22, 2021 | Vinos y Viñedos

Eladio Piñeiro, un referente dentro del mundo del vino. Lidera su bodega en Rías Baixas. Aquí elabora sus vinos blancos de la variedad albariño. Cada uno de ellos con su propia personalidad y su método de elaboración.

Es una persona que nunca se cansa de probar e investigar con nuevas elaboraciones hasta alcanzar lo que busca.

Con seguridad, sus vinos te van a sorprender y, probablemente, te enamorarás de ellos. No lo dudes.

Pruébalos, y nos cuentas.

¿Te han enamorado estos vinos blancos de albariño de Eladio Piñeiro?

La bodega en Villagarcía de Arosa

En mi periplo vacacional por tierras gallegas y leonesas, he tenido la gran suerte de coincidir con Eladio y de visitar su bodega, pequeña en tamaño, pero grande en cuanto a experiencia e ilusión que le dedica.

Aquí os voy a contar, dónde se elabora este vino blanco de albariño.

La bodega de Eladio Piñeiro se sitúa en el terreno que tiene en su propia casa. En Villagarcía de Arosa (Pontevedra), a poca distancia de la Ría de Arosa.

Pudimos compartir casi 4 horas con Eladio. En este tiempo nos intentó transmitir la esencia de lo que hace y de su vino.

Pero, lo mejor es que empecemos desde el principio.

La construcción de la bodega se asemeja al casco de un barco, no en vano estamos prácticamente a orillas del mar. La puerta de entrada está decorada con un tridente, a semejanza del de Zeus, y una corona dorada en la parte superior.

Cuando entras, te encuentras en un recibidor en el que, mires dónde mires, verás detalles que te ayudarán a hacerte una idea de la originalidad de este hombre y te llevará a pensar en lo originales que pueden ser sus vinos blancos de albariño de Rías Baixas.

Para él, sin duda, todos los detalles son importantes. 

El diseño y la decoración surge de su mente y de la de su mujer, Carmen, de la que nos habló, transmitiéndonos la gran unión que tienen.

Tienen un pequeño mostrador y nos encontramos un hermoso armario de madera, cuyo interior está adornado con pinturas, en el que exhibe alguno de sus vinos. En frente, en una estantería, también de madera y coronada con su logo, se encontrarás colocadas otras botellas de sus vinos. La iluminación también está muy cuidada, acompañando a crear el ambiente de la estancia.

Armario con Vino Eladio Piñeiro

Unas escaleras nos acompañan y, mientras subimos, vemos una representación de su batea, dónde normalmente se crían los mejillones, pero él nos cuenta como la usa para sumergir el Frore de Carme Pezium en el mar, protegidas en una jaula de metal (de este vino blanco de albariño de su bodega os hablaré más adelante).

También en sus paredes, cuelgan maravillosos cuadros pintados por Carmen, su mujer.

C

Para hacernos una idea mejor y más clara de lo que hace y de sus viñas, nos mostró un audio visual, que nos ayudó a saber un poco más y a centrarnos mejor en la región.

En la estancia contigua, están los depósitos de acero inoxidable en los que realiza las elaboraciones.

Pero, incluso las medidas de los depósitos son personalizadas, para elaborar los vinos de albariño sin fermentación maloláctica, como los hace Eladio. 

Así, nos explicó que esta manera de hacer, entre otras cosas, alarga la vida del vino y les da otro carácter. 

Por ello, los depósitos son más alargados, especialmente diseñados para él.

Además, sigue el calendario lunar y emplea métodos de elaboración y cultivo biodinámico. Todo el proceso, desde el cuidado de la viña hasta la elaboración,  está controlado con el almanaque que siempre tiene a la vista en la propia nave. Esto le sirve para saber cuándo conviene hacer los tratamientos (todos naturales) a la vid, cuando se recoge la uva, los días de poda, también los días de cata. Todo, está supeditado al calendario.

El diseño de las botellas y etiquetas

Eladio nos decía que “el éxito de un gran vino es su capacidad de emocionar”.

Como lo pudimos comprobar en la presentación que nos hizo de sus vinos y su cata.

Yo pienso que, cuando pruebas un vino, hay muchas circunstancias que también influyen para captar lo que transmite. El paisaje, la atmósfera y todo lo que te rodea, influye en la cata y en lo que percibas en ella.

En este caso, estábamos en el lugar perfecto. Un lugar único para probar estos fantásticos vinos blancos de albariño.

Las botellas que los guardan, también tienen su diseño. Especial y diferente a las botellas de otros vinos. Yo, ya las conocía, pero no por eso dejan de llamarme la atención y de enamorarme.

Las etiquetas también son muy peculiares, innovadoras y curiosamente sorprendentes. Los dibujos que muestran siempre significan algo y muestran una historia. Nada queda al azar. Además, tienen la peculiaridad de que, cambian de color según la temperatura a la que se encuentra el vino, indicando el momento óptimo para su consumo. Otra peculiaridad es que incorporan el lenguaje de braille.

El diseño de la botella, la etiqueta y el vino que va dentro, todo, tiene su valor especial.

Y es así, una idea que tiene clara Eladio es que

“los grandes vinos tienen una historia real, pero su identidad está ligada a un territorio y su cultura”.

Y así lo quiere reflejar en sus diseños.

Los vinos y su cata

Tuvimos ocasión de conocer toda la gama que elabora y de catar varios de sus albariños, en una estancia cerrada, con unas cristaleras grandes desde las que se veía el mar, y en el terreno de abajo las huertas y familias trabajando en ellas.

Un entorno que nos hacía sentirnos tranquilos, sin prisas, … y con muchas ganas de probar estos vinos… y llegó la hora.

La Ola

La Ola (Vino blanco de Albariño, Rías Baixas)

Se elabora sobre sus lías y sin fermentación maloláctica.

La etiqueta es desplegable y termosensible para indicar cuando el vino está a la temperatura adecuada para su consumo (entre 9 y 10ºC).

Con un color amarillo dorado intenso, limpio y brillante y de lágrima lenta. Sus aromas nos recuerdan a la fruta blanca y al hinojo.

En boca es seco y, por supuesto, salino por la influencia del mar en el terreno. Tiene una acidez equilibrada y es sedoso. Muy largo, lo que te hace saborearlo todavía más.

Este vino está ideal para acompañarlo con quesos cremosos y suaves. O también con pescados con sabor intenso, por ejemplo.

Amodiño Finis Terrae

Amodiño Finis Terrae (Vino blanco de Albariño, Rías Baixas)

Quizás, este vino, según el propio Eladio Piñeiro, es el que más se asemeja a la filosofía de la bodega. Elaborado despacito, según el ritmo que marca la naturaleza. Tiene una crianza de 15 meses en el depósito y posteriormente en la botella.

De fermentación lenta y, también, sin maloláctica. Se elabora con lías de 3 añadas diferentes.

Su etiqueta, también es termosensible. Lo ideal es consumirlo a 10ºC, con mariscos, pescados o una tabla de quesos.

Catarlo nos llevará a recordar los albariños antiguos, los de toda la vida.

Es un vino salino, muy largo y complejo. A cada sorbo descubrirás algo nuevo.

Envidia Cochina

Envidiacochina (Vino blanco de Albariño)

Una particularidad que tiene este vino es que, el coupage se hace con vino del año anterior de Frore de Carme, un 15%.

Es embotellado en día Flor, según el calendario biodinámico.

Resulta un vino de albariño ancestral.

Es un vino gastronómico y le encontramos una capacidad de evolucionar en botella muy interesante.

Su sabor es salino y fresco. Me recordaba a cítricos y flores. Además, muy persistente en boca.

Frore de Carme

Frore de Carme (Vino blanco de Albariño)

Este vino es muy especial para la bodega. Se elabora en honor a Carmen, la mujer de Eladio. Es un vino reserva de doble lías.

Su tapón es muy singular. Probablemente, en pocas ocasiones, o quizás, nunca, hayas visto un tapón de cristal para el vino, lo que permite el descorche manual y favorece su evolución.

Su etiqueta también es termosensible.

Resulta un vino fresco, con carbónico de fermentación y cítrico. También encontrarás notas de frutas en almíbar, mineral y con final muy largo y persistente.

Frore de Carme Pezium

Además, ya os he comentado antes que en esta bodega también se elabora un vino que se sumerge en el mar durante un tiempo para que recoja todo lo que el agua salada le puede aportar, así como el movimiento de las aguas, las mareas.

Hablamos de Frore de Carme Pezium. El mismo vino anterior, pero sumergido en el mar.

En esta visita no lo pudimos probar, pero tengo preparada mi botella en casa para cuando sea el momento perfecto. Probablemente pronto…

Este vino se adquiere en una caja junto con el Frore de Carme. Una genial idea de Eladio para catarlos juntos y apreciar las diferencias.

Para finalizar la gama completa, también elabora Frore de Carme Millesime, un vino espumoso Brut Nature y Novoa un vino de la variedad Caiño.

Además, en el Alentejo portugués elabora La Coartada, vino tinto de la variedad Aragonez.

Brinda con nosotros

Salud y buen Drinkup